Publicado: Mar, Abril 16, 2019
Espectáculos | Por Manuelo Venegas

Murió Bibi Andersson, una de las musas de Ingmar Bergman

Murió Bibi Andersson, una de las musas de Ingmar Bergman

La actriz de nacionalidad sueca, Bibi Andersson, reconocida dentro del circuito del séptimo arte por ser una de las musas del legendario director y compatriota Ingmar Bergman, murió el domingo a los 83 años, informó Agence France-Presse (AFP).

La actriz comenzó a trabajar con el director cuando tenía sólo 15 años, en varios anuncios de la marca de jabón sueca "Bris" dirigidos por él. Sin embargo, en 2009 dejó de hacer películas como consecuencia de un derrame cerebral que le paralizó un lado de su cuerpo. Su hija ha dicho que su madre "deja un gran vacío para cada uno de los que tuvimos el privilegio de estar cerca de ella".

Por otra parte, Jan Holmberg, directora general de la Fundación Ingmar Bergman declaró que a pesar de la innegable vinculación entre el célebre director sueco y Andersson, ella era "una artista por derecho propio".

Andersson a menudo interpretaba personajes simples y, a veces, mal escritos, pero "tomaba esos roles y los hacía mucho más grandes", sentenció Holmberg.

Pachuca le propinó una paliza histórica a Veracruz ¡hasta parece béisbol!
Pese a ello, los jarochos no disfrutaron mucho, pues al 43′, Edwin Cardona puso el sexto gol con un disparo cruzado. Un doblete de Leonardo Ulloa abrió el camino al triunfo.

Nacida en Estocolomo, Andersson rodó su primera película a los 16 años, aunque no fue hasta los 20 cuando empezó a trabajar con Ingmar Bergman.

A finales de la década de 1980, Andersson centró su carrera en la televisión y en el teatro, donde volvió a colaborar varias veces con Bergman.

Fue su papel protagonista en este último film el que le hizo ganar un Escarabajo de Oro, el galardón cinematográfico más reputado del cine sueco.

También se la vio en La carta del Kremlin (1969, de John Huston), La rival (1974, de Sergio Gobbi), Nunca te prometí un jardín de rosas (1977, de Anthony Page), El enemigo del pueblo (1977, de George Schaefer), Aeropuerto 1980: el Concorde (1979, de David Lowell Rich), Quinteto (1979, de Robert Altman), Todo es cuestión de amor (1978, de André Cayatte) y La fiesta de Babette (1986, de Gabriel Axel). Junto a Bergman logró sus mayores triunfos y aunque se separaran tras Persona, colaboraron posteriormente en Pasión, La carcoma y Secretos de un matrimonio, ya en 1973, en la que interpretó a la amiga íntima de la pareja, que en la secuencia inicial termina humillada por su esposo durante una cena. En 1996 había publicado su autobiografía, titulada 'Ett ögonblick' ('Un parpadeo').

Me gusta esto: